Al proporcionar mis datos, acepto la Política de Privacidad.

    Encontrar el momento propicio para realizar una inversión inmobiliaria nunca ha sido una tarea fácil. Comúnmente, los interrogantes que nos llegan a la cabeza al pensar en hacerlo son: ¿sí tengo el dinero suficiente?, ¿cuento con la madurez necesaria para asumir esta responsabilidad?, ¿qué pasa si el negocio sale mal? Si a ellos le sumamos el contexto de incertidumbre generalizada en medio del que nos situó el 2020, el panorama se nubla aún más.

    Sin embargo, ¿nos creerías si te decimos que actualmente es uno de los mejores momentos para invertir en propiedad raíz en toda la historia de Colombia?

    No hay problema, está bien ser escéptico ante esta afirmación teniendo en cuenta las circunstancias en las que se encuentra el país y el mundo entero, pero te invitamos a que leas las razones que te daremos a continuación para probarte la veracidad de nuestro planteamiento.

    Los números hablan: tasas de interés en mínimos históricos

    En la mayoría de los casos, la compra de una vivienda nueva está directamente ligada a la aprobación de un método de financiación, como lo puede ser el crédito hipotecario o el leasing habitacional. Si bien las condiciones específicas del préstamo que le haga una entidad financiera al solicitante de estos productos pueden variar por múltiples motivos, el Banco de la República comunicó que, en promedio, las tasas de interés de estos productos financieros se situaron en mínimos históricos durante el segundo semestre de 2020. ¿A qué se debe esto?

    Ofrecer tasas de interés más bajas hace que estos productos sean más atractivos para los potenciales compradores de viviendas nuevas, lo que dinamiza su solicitud ante un panorama de incertidumbre. Si a ello se le suma que la inversión en propiedad raíz es considerada como una “de refugio”, se obtiene una combinación perfecta para que más personas opten por solicitarlos para realizar la compra de un nuevo inmueble. Y lo mejor de todo es que si bien las tasas pueden incrementarse en el futuro, si tú eliges un crédito a tasa fija, esta se te mantendrá por la totalidad de la duración del pago de tu crédito.

    Si el impedimento para comprar vivienda era el temor a pagar altos intereses en préstamos bancarios, las condiciones actuales del mercado te pueden ofrecer una oportunidad que no se presenta muy a menudo.

    ¿Cómo así que la vivienda es una inversión de “de refugio”?

    Hemos hablado bastante de la incertidumbre asociada a 2020, y en el punto anterior te comentamos que la vivienda es una inversión “de refugio”. Cuando la catalogan como tal, los expertos financieros hacen referencia a que es un bien no sustituible por otro que suele a mantener -e incrementar- su valor con el paso del tiempo, incluso en momentos de incertidumbre.

    Para darte un ejemplo de lo que NO sería una inversión de refugio, piensa en el valor de una moneda: así como 1 dólar costaba cerca de 2.000 pesos colombianos en la década del 2000, en la actualidad su valor ha llegado incluso a duplicarse. Este tipo de volatilidades es la que las inversiones de refugio buscan evitar, garantizando un comportamiento más estable con el paso del tiempo.

    Los subsidios de vivienda: el as bajo la manga

    Como si no fuera suficiente con la reducción de la tasa de interés de los créditos de vivienda, el Gobierno Nacional hizo una apuesta aún más atrevida por el sector de la construcción como eje de la reactivación económica de Colombia. En septiembre publicó el decreto que regula los nuevos subsidios para la compra de viviendas no VIS, las cuales no son habituales en este tipo de apoyos económicos.

    Básicamente, esta facilidad de pago te permitirá ahorrar hasta $36.000.000 en tu vivienda nueva, los cuales se verán reflejados en deducciones mensuales de los intereses corrientes de tu crédito de vivienda durante los primeros 7 años de su pago. Si quieres conocer más detalles acerca de este programa que entregará 100.000 cupos en todo el país para propiedades que se entreguen antes de finalizar 2022, te invitamos a leer este artículo de nuestro blog.

    Construcción: el motor que mueve a Colombia

    No es casualidad que tantos beneficios se centren en un mismo sector. De acuerdo con la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el sector de la construcción genera entre directos e indirectos más de 4 millones de empleos en el país.

    Ello, sumado al dato de que el 98 % de los proyectos de vivienda que habían parado sus obras por motivo de la pandemia ya las retomaron a septiembre de 2020, da cuenta de un sector sólido, propicio para realizar los más prósperos negocios, sobre todo en el panorama actual.

    ¿Ves por qué te decíamos que es un gran momento para invertir en vivienda? Si ya te decidiste a hacerlo, te invitamos a conocer todos los proyectos de Constructora Monserrate aquí.

    ¿Cómo comprar vivienda?

    Contáctanos