Al proporcionar mis datos, acepto la Política de Privacidad.

     

    Al momento de comprar una vivienda nueva hay una decisión casi tan importante como la elección del inmueble en el que invertiremos: ¿cuál es el método de pago que utilizaremos para financiarlo? Y es que por más que nos gustaría pagar su valor total de contado, la realidad es que nuestro hogar es quizá la inversión de mayor valor que lleguemos a hacer en nuestra vida, por lo que lo más común es que necesitemos del apoyo de las entidades financieras para pagarla.

     

    Para ello existen, principalmente, dos productos bancarios: el crédito hipotecario y el leasing habitacional. El primero de ellos suele ser el crédito de vivienda más conocido y aplicado, por lo que en este artículo te explicaremos en qué consiste el leasing habitacional y por qué deberías tenerlo en cuenta al momento de decidirte por el método de financiación de vivienda que más te convenga a ti y a tu bolsillo.

     

    • ¿Qué diferencias tiene con el crédito hipotecario?: básicamente, dos. 
      A diferencia del crédito hipotecario, en el que el banco te hace un préstamo de hasta el 70 % del valor total del inmueble a financiar, el tope en el leasing habitacional se sitúa en el 80 %, por lo que ese 10 % de diferencia entre ambos métodos de financiación que podrías pagar con el dinero que te preste el banco sería un impulso agregado para optar por una vivienda de un precio un poco más alto.La segunda diferencia principal entre estos dos métodos de financiación para tu vivienda es que mientras que en el crédito hipotecario la propiedad se escritura a tu nombre, en el leasing habitacional, como su nombre lo indica, el banco oficia a manera de “prestador” de ese servicio de vivienda, por lo que la propiedad queda registrada a su nombre.

      Míralo de la siguiente manera: es como si cada cuota del préstamo que le pagaras al banco fuera el valor de un arriendo mensual, con la diferencia que a medida que vas saldando la deuda te acercas cada vez más a la posibilidad de que la propiedad pase a convertirse en tuya.

      ¿Cómo se da esto? Una vez se ha cumplido con la totalidad de los pagos del dinero prestado, el leasing habitacional establece que el banco le debe otorgar al beneficiario del préstamo la oportunidad de compra del inmueble, ¡pero no te preocupes! Esto no significa que debas pagar el valor total, sino que debes concertar un último pago con la entidad financiera y asumir el costo de los trámites de escrituración para que así pase a convertirse en tu propiedad.

    • ¿Qué ventajas tiene respecto al crédito hipotecario?: como te comentamos más arriba, en principio quien asume la propiedad del inmueble que decidas financiar a través del leasing habitacional será el banco. La principal ventaja que te ofrece adquirir una vivienda a través de este método de financiación se encuentra en el ámbito tributario, ya que al no quedar registrada a tu nombre esta no será considerada parte de tu patrimonio hasta que ejerzas la opción de compra del inmueble. De esta manera podrás liberar tus cargas tributarias mientras pagas el leasing.Otra ventaja adicional frente al crédito hipotecario es que es una obligación más flexible. Si en algún momento decides que no quieres seguir adelante con el pago de ese préstamo, será mucho más sencillo desvincularte de él, ya que el banco ya tiene a su nombre la propiedad en cuestión, por lo que resulta un procedimiento menos engorroso que al que tendrías que enfrentarte en caso de desistir de un crédito hipotecario.

    • ¿Qué plazo de pago tiene el leasing habitacional?: si bien esto puede variar según la entidad financiera consultada y el perfil del solicitante, en términos generales los bancos colombianos manejan plazos de pago muy similares entre créditos hipotecarios y leasing habitacional. Esto significa que en caso de cumplir los requisitos exigidos por el banco de tu elección, podrías sacar un leasing habitacional un plazo de pago de hasta 20 años, lo que te permitirá diferir en una mayor cantidad de cuotas el valor total del préstamo, hecho que se traduce en dedicarle una proporción menor de tus ingresos mensuales al pago de esa obligación.Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que a un mayor plazo de pago también se incrementa el valor total de intereses que le pagas a la entidad financiera, por lo que deberías encontrar el equilibrio ideal entre un plazo que te permita pagar cuotas mensuales cómodas sin tener que comprometerte por un periodo que haga que se incremente ostensiblemente lo que canceles en concepto de interés.

    Si estás interesado en acceder a este método de financiación para comprar tu nuevo hogar en alguno de nuestros proyectos disponibles, te invitamos a buscar asesoría en tu entidad financiera de confianza para que conozcas el procedimiento para aplicar a él. Uno de los primeros requisitos que te solicitarán allí será establecer cuál es el inmueble que deseas financiar a través del leasing habitacional, para lo que te dejamos un enlace a nuestra oferta inmobiliaria haciendo clic aquí. ¡Encontrarás opciones en diferentes zonas del Valle de Aburrá y la costa!

     

    ¿Cómo comprar vivienda?

    Contáctanos