Al proporcionar mis datos, acepto la Política de Privacidad.

    Una de las principales ventajas que te otorga tener un empleo formal es que cada año, aparte de tu sueldo mensual, recibirás un mes de pago adicional por concepto de cesantías. Esta es una consignación que le hace tu empleador al fondo de cesantías al que te tenga afiliado, por lo que tú no recibirás ese valor en efectivo directamente, pero sí tendrás derecho a retirarlo cada febrero mientras mantienes tu empleo, o en cualquier momento en caso de quedar desempleado.

    Como este no es ingreso que estás habituado a recibir de forma periódica, es normal que te estés preguntando cuál será el mejor uso que podrías hacer de él. En ese caso, llegaste al lugar indicado, porque en este artículo te contaremos cómo podrás hacer de tu cesantías la llave que te abra la puerta de tu vivienda nueva.

    Tener más no significa gastar más

    Por lo general, mes a mes calculas tus gastos en función de las diferentes fuentes de ingresos con las que cuentas, y te organizas para que su valor no supere nunca al de lo que ganas, ya que esto derivará en deudas y pagos de intereses que te afectarán económicamente.

    En términos generales, los fondos de cesantías únicamente permiten retirarlas para dos usos: inversión en educación o vivienda. Existe un tercero que, de hecho, es el principal fin para el que fueron creadas las cesantías, y es para usarlas como fondo para cubrir tus gastos en caso tal de que llegaras a perder tu empleo, pero esperemos que este no sea el caso por el que quieras retirarlas.

    Ahora, digamos que tu sueldo mensual es de $2.000.000, lo que significa que ese es el monto que tu empleador aportará a tu fondo de cesantías cada año. Tan solo con retirar un año de tus cesantías, estarías muy cerca de alcanzar el valor necesario para pagar la cuota de separación de tu apartamento nuevo, que por lo general corresponde al 1 o 2 % del precio total del inmueble. Ahora, eso en cuanto a la separación, ¿pero luego qué?

    La buena noticia para ti es que retirar tus cesantías no te es útil únicamente para cubrir la cuota de separación de tu apartamento, sino que si logras sumar las de algunos años y las combinas con unas prácticas juiciosas de ahorro, como guardar por lo menos el 10 % de todo dinero que te ingrese, podrías estar más cerca del valor de la cuota inicial de tu vivienda nueva, lo que te permitiría tener la confianza suficiente para presentarte ante un banco y solicitarle la aprobación de un crédito de vivienda que te permita hacer realidad el sueño de tener una vivienda propia.

    Usa tu cesantías para pagar las cuotas de tu apartamento a tu ritmo

    La mayoría de las veces, los planes de pago que sugieren las constructoras para comprar un apartamento estipulan un número de cuotas determinado de igual valor. Sin embargo, ahora que eres consciente de la importancia de las cesantías y de que puedes usarlas para la compra de tu vivienda nueva, puedes utilizar esto a tu favor para proponerle a la constructora de tu apartamento un plan de pagos personalizado.

    Hacerlo en Constructora Monserrate es sumamente fácil, ya que en nuestro sitio web contamos con la herramienta Simula, la cual te permitirá crear un plan a tu medida en cuestión de minutos, el cual podrás descargar y presentar en tu proyecto de interés al momento de negociar el apartamento que estás buscando. Pero entonces, ¿cómo poner a trabajar tu cesantías para que te faciliten el pago de tu vivienda nueva? ¡Es muy sencillo!

    Planteemos un escenario hipotético. Digamos que luego de simular el apartamento de tu interés, te encontraste con que tendrías que pagar cuotas mensuales de $1.000.000, y que como tú ganas cada mes $2.000.000, no te sientes muy cómodo con la idea de destinar la mitad de tus ingresos a un mismo fin. Este es el momento para hacer que las cesantías jueguen a tu favor y puedas plantear un plan de pagos hecho a tu medida.

    El objetivo final será el mismo: pagar durante 1 año los $12.000.000 que sumarían las cuotas mensuales de $1.000.000. Sin embargo, eso no significa que todos los meses debas consignar exactamente el mismo valor. Una de las soluciones que podrías encontrar, sería pagar una cuota significativamente alta en febrero, cuando retires tus cesantías, de tal forma que estas te permitan reducir el valor de las cuotas de los otros 11 meses del año.

    Así pues, si en febrero hicieras el esfuerzo de pagar una cuota de $3.000.000 (la totalidad de tus cesantías más el 50 % de tus ingresos de ese mes), los demás 11 meses del año solo tendrías que pagar cuotas de $819.000, mucho más cómodas de asumir que si todas tuvieran un valor de $1.000.000.

    El anterior es un ejercicio hipotético, pero tú mismo podrías adaptarlo a tu nivel real de ingresos y el valor del apartamento que deseas ingresando a tu proyecto de interés aquí y usando el simulador. ¡Anímate a hacerlo hoy mismo y empieza a visualizar cómo darle el mejor uso a tus cesantías cuando la recibas!

    ¿Por qué invertir en vivienda?

    Contáctanos