Al proporcionar mis datos, acepto la Política de Privacidad.

    Un apartamento nuevo, las vacaciones de fin de año, un carro o una carrera universitaria: independientemente de cuál sea el objetivo por el que buscas ahorrar, siempre viene bien contar con una guía que te facilite alcanzarlo en el tiempo deseado.

    Pensando en ese objetivo por el que te propusiste comenzar a juntar dinero, reunimos algunos de los consejos más importantes en estos 3 tips de ahorro para tu próximo proyecto. Léelos con detenimiento y a medida que resaltas los puntos más importantes, piensa cómo adaptarlos a esa meta que deseas alcanzar.

    • Antes de ahorrar, las deudas debes saldar: Si entraste a leer este artículo, lo último en lo que quieres pensar es en deudas. Sin embargo, intentar ahorrar mientras debes dinero no es la manera más eficiente de hacerlo. Para ello, hay que aprender a distinguir dos tipos de obligaciones financieras: las primeras son las que solo te generan egresos, y que si las descuidas pueden incrementarse exponencialmente por los cobros de intereses y mora; un ejemplo de estas puede ser lo que debes de la tarjeta de crédito. Por otro lado, existen deudas “deseables”, en el sentido de que te están permitiendo realizar una inversión que sin el apoyo de ese dinero de un tercero no podrías realizar, como puede ser un préstamo para la compra o reforma de vivienda, y cuyo uso puede verse representado en el incremento del valor de un activo que te ayude a robustecer tu patrimonio. Ambos tipos de deudas deben ser saldadas, pero podríamos decir que las primeras deben pagarse en su totalidad antes de pensar en ahorrar; mientras que las segundas, si se mantienen bajo control, pueden pasar a formar parte de los gastos fijos de tu presupuesto mensual.
    • Lo más importante es comenzar: Como todo hábito, el del ahorro debe entrenarse día a día hasta que se convierta en parte de tu vida. Para conseguirlo, al momento de recibir tu sueldo (independientemente de su valor) deberías asegurarte de que lo primero que hagas con él sea destinar un porcentaje al ahorro. De esta manera, estarás convirtiendo este hábito en tu prioridad, y así te asegurarás de que crezca quincena a quincena. ¿Has probado antes ahorrar lo que te sobra a final de mes? Lo más probable es que la mayoría de los meses resultaras sin nada de dinero para ahorrar, porque siempre será más sencillo encontrarle un uso ahora que guardarlo para el futuro.Adicionalmente, ten en cuenta que para empezar te hablamos de un porcentaje de ahorro en lugar de una cifra en específico. ¿Por qué? Sea un 1 %, 5 % o 10 %, al iniciar puede resultar complicado cumplir una meta en un valor determinado (especialmente si tus ingresos varían mes a mes), mientras que ese porcentaje que definas siempre será proporcional a tus ingresos, independientemente de si estos sean de 1 millón de pesos o de decenas de ellos.
    • Especifica tu plan y considera si es necesario solicitar un préstamo: Si lo primero que te dijimos es que debías saldar tus deudas, ¿qué sentido tiene que te digamos que pienses en un préstamo? Esto se encuentra directamente relacionado con los dos tipos de deudas que te explicamos en el punto 1, por lo que con base en esa explicación, deberás determinar si aquello por lo que estás ahorrando se encuentra dentro de la categoría de inversión (no, lastimosamente unas vacaciones a la playa no lo son). Pero antes de eso, hablemos de la especificidad de tu plan.Una vez que has conseguido convertir del ahorro en un hábito (al menos 3 a 6 meses guardando de manera responsable el porcentaje de tus ingresos mensuales que te propusiste como objetivo), llega el momento de analizar en qué punto del plan de ahorros te encuentras: qué tanto has guardado del valor total que necesitas para realizar esa compra y qué tramo te falta recorrer para llegar a la meta. Esto también incluye analizar diferentes opciones: por ejemplo, si lo que buscas es un apartamento, consultar cuáles son los precios, plazos de entrega y valores de la cuota de separación e inicial en las propiedades que cumplen con las características que estás buscando.Luego de pasar por este proceso, llega el momento de determinar la conveniencia o no de tomar un préstamo para alcanzar la meta de tu ahorro. Algunas de las preguntas que te ayudarán a salir de dudas son: ¿la meta de mi ahorro podría generarme un rédito económico en el futuro? ¿Podré saldar el valor mensual de las cuotas del préstamo sin comprometer más de un 30 % de mis ingresos mensuales? ¿El beneficio que me otorgará lo que conseguiré con lo que he ahorrado y el valor del préstamo durará más tiempo que lo que tarde en pagarlo? Si la respuesta a las 3 preguntas es sí, lo más probable es que sea conveniente utilizar el préstamo, y hacer uso de lo que aprendiste en estos meses de ahorro para el pago de sus cuotas mensuales.

    Ahora que sabes cómo ahorrar para tu próximo proyecto, ¿qué estás esperando para empezar tu plan? Si tu meta de ahorro es un apartamento nuevo, te invitamos a conocer todas las opciones que Constructora Monserrate tiene para ti visitando este enlace.

    ¿Cómo comprar vivienda?

    Contáctanos