Tags: Comprar casa

Sin importar el tipo de vivienda que desees comprar o su costo, acceder a un crédito hipotecario por medio de una entidad financiera podría facilitarte el proceso de pago y hacer que la obtengas más pronto de lo que esperas. Con la ayuda de este producto bancario no tendrás que esperar hasta haber ahorrado la totalidad del costo del inmueble de Constructora Monserrate que deseas, sino que bastará con que pagues el primer 30 % para que te sea entregada tu propiedad.

 

De esta manera, el dinero que te presta el banco te permitirá pagar hasta el 70 % del valor total de tu vivienda propia, que posteriormente irás retribuyéndole a la entidad financiera en cuotas mensuales fijas o variables, dependiendo del acuerdo al que llegues al momento de que te sea aprobado el crédito.

 

Así las cosas, estos son los principales puntos que debes conocer para solicitar un crédito hipotecario para compra de vivienda nueva y que este te sea aprobado.

 

1. Requisitos básicos: Aunque parezca una obviedad, el primer filtro que usan las entidades financieras para saber a quién pueden prestarle dinero y a quién no, es su edad. Sin embargo, el rango establecido es muy amplio (personas que tengan desde 18 hasta 64 años de edad al momento de solicitar el crédito), por lo que esto no debería representar un inconveniente en la mayoría de los casos. Además de estos, deberás contar con nacionalidad colombiana y, como en la mayoría de los procesos legales, otorgar una fotocopia de un documento de identidad que así lo sustente.

 

2. Demuestra tu capacidad de pago: Para crear la confianza necesaria en la entidad que te prestará el dinero, es importante que tengas un buen historial crediticio. Este no se consigue de la noche a la mañana, por lo que deberás haber tenido un buen comportamiento de pago de tus obligaciones anteriores, por lo menos, desde un año antes al momento en el que esperas acceder al crédito hipotecario. Esto incluye, pero no se limita a, pagar a tiempo tus tarjetas de créditos, facturas y, un punto primordial, no estar atado a otro préstamo o deuda que comprometa gran parte de tus ingresos mensuales, pues esto podría limitar tu capacidad de pago incluso hasta el punto en el que el banco considere que no es viable que asumas una nueva deuda con el crédito hipotecario hasta que no amortices otras de las que tienes activas.

monserrate-blog-como-solicitar-un-credito-hipotecario-2

 

3. Enganche: Este término representa el porcentaje del valor de la vivienda que estás en capacidad de pagar por tus propios medios. Es decir, sin tener en cuenta el préstamo que le estás solicitando al banco a través del crédito hipotecario. Si bien tienes la responsabilidad financiar la cuota inicial del 30 % de tu vivienda nueva, no existe un límite en el porcentaje del valor del inmueble que desees abonar. Entonces, si estás en capacidad de pagar, por ejemplo, la mitad del precio por tus propios medios, significa que la entidad financiera solo deberá asumir el 50 % restante del costo, lo que además de demostrar una mayor capacidad de pago, podría acortar el tiempo de tu deuda con el banco, lo que lo convertiría en un negocio más atractivo para ambas partes.

 

4. Diferencias en el proceso según el perfil del solicitante: Dependiendo de si eres empleado o trabajador independiente, los documentos que soporten tu capacidad de pago variarán. Para los empleados, las entidades bancarias usualmente solicitan cartas laborales en las que se consigne el cargo, salario, tipo de contrato y tiempo de antigüedad en la empresa de la persona que solicita el crédito hipotecario. De forma adicional, se podría requerir la declaración de renta, que suele ser el único documento que se les solicita a los trabajadores independientes, aparte de facturas que den cuenta de su buen comportamiento financiero. Además, en ambas circunstancias se debe adquirir, por lo menos, dos seguros: el de vida, que garantiza que en caso de fallecimiento el seguro cubrirá tu deuda con el banco; y el de vivienda, que protege tu inversión (y la de la entidad que te concederá el crédito) ante desastres y eventualidades inesperadas.

 

Así pues, estos son los requisitos básicos que debes tener en cuenta al momento de solicitar un crédito hipotecario.

Banner_1-9