Tags: Vivienda nueva

En Constructora Monserrate estamos abriendo puertas desde 1986, con esto significa que llevamos 33 años en los que hemos logrado acompañar a más de 5 mil familias a hacer realidad su sueño de tener vivienda propia. Y así como conocemos que este se transforma en el sueño de tantos, este fue también la ilusión por tantos años de Mary Luz Rojas y que hoy por fin puede disfrutar y saber que sí lo hizo, que sí fue posible.

 

A Mary Luz la encontramos en el escritorio de la sala de ventas de Cerroclaro, nuestro actual proyecto ubicado en Bello. Un espacio rodeado de cantidad de documentos, pero que es así como más cómoda se siente.

 

Mary Luz Rojas entró por la puerta de la constructora hace 7 años ya, en los que ha desarrollado su papel como analista de trámites, ¿y qué significa esto? Es ella la persona que te apoya después de que cierras el negocio con nuestras asesoras, entonces, te ayuda con todos esos documentos que necesitas a la hora de seguir con tus trámites financieros y para el proceso de tu compra de apartamento propio con nosotros.

 

Mientras habla de su trabajo se puede sentir como se le iluminan sus ojos, mientras hace relevancia a su amor por los documentos y recuerda un poco de sus trabajos anteriores en notarías, bufete de abogados, Icontec, Alcaldías, etc. 

monserrate-blog-historia-de-comprador-2

 

Pero hoy, siete años después, es quien se encuentra en la sala de ventas de Bello buscando ayudar a nuestros compradores de Cerroclaro y Cerro Azul, ambos proyectos ubicados en el Cerro Quitasol en el sector Niquia, Terranova, el mismo lugar en donde hoy disfruta de su apartamento propio. 

 

El pasado agosto de 2019, Mary Luz se mudó en compañía de su esposo a la torre 2 de Cerroazul, y desde ese momento no ha podido hablar sino de cosas buenas. 

“Yo viví durante 12 años en Envigado” nos relata ella “Y pensé que me daría muy duro el cambio por las distancias, pero en lugar de eso sentí un gran recibimiento, dije: esto se parece a Hollywood ya que todas las torres estaban totalmente iluminadas, la vista a la ciudad es espectacular, respiré profundamente y di gracias a Dios, la gente es muy amable, las personas que me reconocen me dan la bienvenida a la unidad y los porteros siempre con su saludo cálido”. 

 

Y así en general ha sido toda su experiencia, relata un poco sobre cómo la luz le da a las torres haciendo que siempre se vean iluminadas y hermosas, o sobre cómo la gente, que ahora son sus vecinos, siempre los han recibido a ellos de la mejor forma, y también de lo mucho que le encanta abrir la puerta de su apartamento y que lo primero que vea sea el gimnasio al aire libre o sobre cómo las tres piscinas con las que cuenta el proyecto son un plan delicioso para cuando los niños de su familia van a visitar.

 

“Y no soy solo yo”, defiende Mary Luz su posición, “Mi esposo está FELIZ!” dice en todo que las mayúsculas son necesarias. “Es un sueño muy bonito, es el sueño de vivienda propia con la que todos hemos tenido la fantasía de disfrutar y hoy es posible”. 

“Ha sido un sacrificio pero es el esfuerzo y el dinero de uno, es la magia de hacerlo todo a nuestro gusto con la satisfacción de saber que es nuestra casa”.

 

Cuando le preguntamos Mary Luz Rojas sobre su aspecto favorito de esta nueva parte de su vida no se puede decidir: “TODO” dice con gran emoción y comienza a relatar sobre cómo puede caminar tan solo 15 o 20 minutos a pasos muy lentos hasta el centro comercial Puerta del Norte de la mano de su esposo, su compañero de vida, o tal vez sobre cómo el transporte público ha sido mucho más sencillo de conseguir ya que hay buses que van hasta el centro de la ciudad de Medellín durante 24 horas. O de la tranquilidad que le da salir a caminar tanto de día como de noche ya que resalta que el sector es totalmente seguro y no ha vivido nada de lo que se menciona en noticias ya que, como dice ella Bello es un  municipio grande. 

 

Y ahora, unos meses después y con la emoción intacta, Mary Luz sigue recorriendo los pasillos de almacenes mirando cosas para lo que ya hoy puede llamar su apartamento propio. Dando la decisión final con su esposo, dándose la bendición antes de realizar su compra para después llevarlo a decorar ese apartamento propio que ya no es más una ilusión sino un sueño hecho realidad. 

 

Da gracias a Dios y a Constructora Monserrate, porque de la mano de ellos pudo cumplir su sueño, el sueño de abrir las puertas de su casa.

Banner_1-9